Tras haber pasado un mes entero internada en un centro de rehabilitación, la cantante acudió a los tribunales para convencer al juez de que ya era hora de recuperar el control sobre sus ganancias, que en este momento están bajo el control de su padre.

La cantante Britney Spears, quien se encuentra inmersa en una delicada batalla legal contra su padre, podría retirarse definitivamente de los escenarios o abandonar directamente la vida pública si se cumplen los deseos de otra de las personas más influyentes en el día a día de la artista, su leal mánager Larry Rudolph, quien cuenta con la confianza plena de la princesa del pop y podría jugar un papel esencial en la elección de su rumbo futuro. (Le puede interesar: Britney Spears: “Mi situación es única, estoy haciendo lo mejor en este momento”)

“Como persona que guía su carrera profesional, y basándome en la información de la que dispongo en estos momentos de todos los profesionales que han trabajado con ella, tengo muy claro que Britney no debería retomar su residencia de Las Vegas, ni en el futuro próximo ni el lejano, posiblemente no debería volver en absoluto”, aseguró Rudolph en unas impactantes declaraciones al portal de noticias TMZ.

Tras haber pasado un mes entero internada en una centro de rehabilitación para poder sobrellevar la ansiedad y el estrés derivados de los problemas de salud que ha venido atravesando su padre en tiempos recientes -o esa es al menos la versión imperante a día de hoy sobre su ingreso-, la cantante Britney Spears acudía el pasado viernes a los tribunales para tratar de convencer al juez de que ya era hora de que recuperara -al menos en parte- el control sobre una serie de asuntos esenciales de su ámbito más personal, fundamentalmente de carácter económico.

El Espectador

¿Te gusto la nota?

Comentala