España ordenó la retirada de la fragata Mendez Nuñez, que acompañaba a la flotilla de un portaaviones estadounidense en Oriente Medio, por la escalada de tensión entre Washington y Teherán, indicó el martes el ministerio de Defensa.

“La ministra (Margarita Robles) ha decidido la retirada temporal de la fragata del grupo de combate del portaaviones USS Abraham Lincoln”, declaró a AFP un portavoz del ministerio.

La fuerza de tareas del portaaviones estadounidense se dirige hacia el Golfo entre Irán y la península arábiga.

“La fragata está integrada para hacer ejercicios con el grupo de combate; cualquier posibilidad de enfrentamiento armado o de acción bélica no se contempla (por parte de Madrid)”, dijo el portavoz ministerial.

La decisión del gobierno estadounidense “de adentrarse en el Golfo excede de lo que estaba previsto en el acuerdo”, subrayó Margarita Robles ante la prensa en Bruselas, donde participó en una reunión de los ministros de Exteriores y Defensa de la Unión Europea.

“Esto no es un problema de discrepancias con Irán o de no discrepancias con Irán”, prosiguió.

“Este es un problema de interpretación de un acuerdo de carácter técnico-militar, en el que una de las partes hace una interpretación”, insistió Robles, informando también de que la fragata se encuentra ahora mismo en Bombay (India).

Estados Unidos había anunciado el 5 de mayo el despliegue del USS Abraham Lincoln y de una fuerza de bombarderos en Oriente Medio como réplica a una “amenaza creíble” de parte de Teherán.

Las tensas relaciones entre Estados Unidos e Irán se envenenaron todavía más hace una semana, cuando la República Islámica suspendió algunos de los compromisos adquiridos en el acuerdo nuclear firmado en 2015, un año después de la retirada estadounidense del pacto.

Al mismo tiempo, la administración Trump reforzó las sanciones contra la economía iraní.

El lunes por la noche, el diario New York Times informó que el ministro interino estadounidense de Defensa, Patrick Shanahan, había presentado la semana pasada durante una reunión con asesores de seguridad nacional un plan para enviar 120.000 hombres a Oriente Medio si Irán atacara a las fuerzas estadounidenses.

El domingo y el lunes, Arabia Saudíta y Emiratos Árabes, dos aliados cercanos de la Casa Blanca, advirtieron de supuestos “actos de sabotaje” contra cuatro navíos –dos sauditas, uno emiratí y otro noruego– en el golfo de Omán, provocando un aumento de la tensión.

AFP

¿Te gusto la nota?

Comentala