El presidente iraní, Hasan Rohaní, ha asegurado que “no es el momento de la negociación, sino de la resistencia” frente a Estados Unidos, en coincidencia con un repunte de las amenazas contra Irán de su homólogo estadounidense, Donald Trump.

“Estoy a favor de la negociación y la diplomacia, pero no lo considero correcto en las condiciones actuales”, subrayó en un discurso anoche, según un comunicado publicado por la Presidencia iraní en las últimas horas.

Rohaní explicó que en el último año “cinco líderes mundiales” han intentado mediar en una negociación entre Irán y EEUU y añadió que el Departamento de Estado estadounidense ha enviado “solicitudes ocho veces” a Teherán en esta línea.

Trump ha asegurado en varias ocasiones que está dispuesto a negociar con los líderes iraníes, después de retirar a su país del acuerdo nuclear multilateral de 2015 y volver a imponer sanciones a Irán.

Además, en los últimos días, el presidente estadounidense ha elevado su retórica belicista y el domingo advirtió a Teherán de que si quiere pelear será su “fin oficial”.

“Los que están en la Casa Blanca han actuado contra la República Islámica de Irán desde hace 40 años, considerando la presión y la guerra como la forma de enfrentar a nuestro país. Hoy, todas estas personas se han reunido en un lugar en la Casa Blanca”, denunció Rohaní.

El mandatario iraní reiteró que Washington esperaba que Teherán comenzara las tensiones y se retirara del pacto nuclear, firmado también por Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania.

“Si nos retiramos del acuerdo nuclear bajo las provocaciones de EE UU sería más difícil defender los esfuerzos y el trabajo del Gobierno ya que Naciones Unidas implementaría también sanciones”, señaló.

Rohaní reconoció que algunos sectores políticos iraníes abogaban por abandonar el pacto y que oponerse a ello fue “un trabajo difícil”, pero hoy todos coinciden en que se debe “hacer frente a EE UU y las sanciones y no hay desacuerdos”, añadió.

Debido a las sanciones estadounidenses y al fracaso del resto de firmantes del acuerdo en contrarrestarlas, Rohaní anunció el pasado 8 de mayo que Irán renunciaba a vender al extranjero los excedentes de producción de uranio enriquecido y de agua pesada.

El mandatario dio, además, una moratoria de 60 días a Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania para que solventen las actuales restricciones al sistema bancario iraní y a las exportaciones de petróleo causadas por las sanciones.

Ayer mismo, la Agencia de la Energía Atómica de Irán (AEAI) informó de que ya ha multiplicado “por cuatro” su producción de uranio enriquecido y que “en unas semanas” superará el límite de 300 kilos estipulado en el pacto nuclear.

El acuerdo nuclear limita el programa atómico iraní a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales, por lo que la retirada de EE UU del mismo y sus medidas contra Irán lo han dejado seriamente dañado.

Al margen de las sanciones, la tensión entre ambos países ha escalado en el plano militar en el golfo Pérsico, donde EEUU ha decidido desplegar el buque de asalto anfibio USS Arlington, misiles Patriot, el portaaviones USS Abraham Lincoln y bombarderos.

Noticias 24

Con información de EFE

¿Te gusto la nota?

Comentala