No se trata únicamente de tener un apetito sexual insaciable. Aunque no lo creas, existen señales de ninfomanía que pueden estar frente a tus narices sin que te des cuenta. Descubre si tú o tu pareja tienen una adicción al sexo.

Todos tenemos sexo por placer, pero cuando se vuelve una necesidad o la única forma de combatir los problemas emocionales, es cuando podemos hablar de ninfomanía.

En términos estrictos, se considera un problema de orden psiquiátrico que se caracteriza por un impulso sexual excesivo en mujeres.

¿Deseo o adicción?
Aunque no es exactamente una adicción al sexo, la ninfomanía tiene señales y síntomas muy similares, como explica un estudio publicado en la revista The American Journal of Drug and Alcohol Abuse.

De acuerdo con los especialistas, una persona con adicciones y una con hipersexualidad comparten características como:

  • Obsesión por un acto.
  • Negación del problema.
  • Actos repetitivos (como la masturbación).
  • Comportamiento impulsivo y sin medir consecuencias.
  • Desinterés por otros ámbitos de su vida.
  • ¿Cómo saber si una persona es ninfómana?
  • Además de la obvia necesidad por tener encuentros sexuales, las personas con este problema no logran escapar a él sin ayuda, por lo que su día a día se centra en tener estímulos sexuales de todo tipo.

De acuerdo con la revista especializada Journal of Sexual Medicine, las señales más comunes de ninfomanía son:

Masturbación constante

A diferencia de lo que se pensaría, la mayoría de las personas con hipersexualidad suelen aislarse por periodos largos de tiempo. Sin embargo, siguen teniendo la necesidad de tener orgasmos.

La Patilla

¿Te gusto la nota?

Comentala