El drama en la zona sigue, la situación en la frontera no ha cambiado, penurias, incomodidades y humillaciones pasan los ciudadanos para poder cruzar la línea limítrofe en busca de medicinas y alimentos.

Los ciudadanos aseguraron que la medida anunciada por Nicolás Maduro es una farsa más del régimen.

Hemos podido observar largas colas y un gran congestionamiento para poder transitar por la estructura donde reposan los container quemados con la ayuda humanitaria el pasado 23 de febrero.

Migración Colombia destacó que no existe «apertura» en una frontera donde no hay libre tránsito y mujeres, ancianos, discapacitados y niños deben pasar entre los pequeños espacios de los container, que fueron dejados atravesados como recuerdo del triste día en que todos los venezolanos tenían la esperanza de que el auxilio para salvar vidas llegaría a los más necesitados.

Por otro lado, el designado «protector del Táchira», Freddy Bernal anunció que se exigiría un nuevo carnet emitido por el Saime para poder pasar a territorio colombiano.

De manera extraoficial se conoció que Maduro tomó la decisión de restablecer el paso peatonal ante las amenazas de los grupos terroristas que se disputan el control de la zona y de las trochas por donde pasan los ilícitos.

«Esto es una burla, nos siguen viendo la cara de pendejos, que nadie se coma el cuento, la frontera sigue cerrada hasta que no podamos pasar libremente con nuestros vehículos y se restablezca el comercio internacional, que no nos sigan cayendo a mentiras, seguimos humillados y sometidos», relató una habitante de San Antonio que no quiso ser identificada.

Dijo además que la Guardia Nacional continúa con los abusos y el maltrato contra los ciudadanos y que muchas personas deben «bajarse de la mula», para poder pasar el mercado y otros productos.

También destacó esta habitante de la zona que los grupos irregulares siguen imponiendo las reglas y manteniendo el toque de queda, «pues ellos son los que mandan y controlan todo bajo la mirada indiferente de la Guardia Nacional», apuntó esta ciudadana que por temor a represalias no quiso decir su nombre.

«La gente está pasando por el puente, pero también siguen pasado por las trochas quienes no tienen el carnet fronterizo o llevan mercancía de contrabando, eso todo el mundo lo sabe y todo aquí tiene un precio», apuntó.

Caraota Digital

¿Te gusto la nota?

Comentala