Podríamos decir que el amor es un misterio. Encontrarlo no es fácil y en ocasiones llegar a él es un camino lleno de aventuras, unas buenas, otras no tanto, pero el punto es que cuando lo tienes no quieres que se acabe. ¿Cómo hacerlo? Este estudio podría ser la clave, pues nos habla de que las parejas que ríen juntos desarrollan relaciones más largas.

Vamos por partes. Dacher Keltner, profesor de psicología en la Universidad de Berkley, es experto en emociones positvas y mediante su libro “Nacido para ser bueno: La ciencia de una vida con sentido” demostró su gran dominio del tema. Varios estudios después, reveló un hábito que parejas longevas y sanas tienen en común: la risa.

Muchos pensarían que la comunicación es lo más importante en una relación amorosa, otros dirán que el respeto o que ambas partes compartan los mismos valores, pero no. Dacher Keltner señala que es la risa, una especie de medida en el nivel de bienestar de la relación.

Uno de sus estudios más recientes reveló que “para parejas que se divorciaron en promedio 13.9 años después de casarse, la ausencia de risas pudo predecir el final de su vínculo”. Su investigación mostró que en los primeros años del matrimonio el enojo era tóxico, pero en años posteriores, la falta de risas llevaba a que los individuos se separaran.

En pocas palabras, muchos creen que las relaciones terminan por problemas de dinero o falta de intimidad, pero las discusiones sanas pueden actuar a tu favor y lo que jamás funciona es dejar de divertirse juntos. Cuando la risa acaba, en poco tiempo aparece un camino distinto para cada parte de la pareja.

Sumado a la habilidad de reír juntos también se encuentra la conclusión de que las parejas que saben cómo incitar al otro de forma sana no solo eran más felices, sino que tenían mejores herramientas para lidiar con los conflictos.

“El saber divertirse ayuda a que las parejas se conecten, se desestresen, y funciona como una técnica de reparación cuando hay tensión a causa de algún desacuerdo”,añadió la terapeuta de parejas Julienne Derich al hablar del tema. Esta cualidad nos ayuda a recordar que realmente apreciamos a la pareja y viceversa.

Los expertos aclaran que no es un permiso para molestar a la pareja, no se trata de burlarse de sus inseguridades sino de hacerle sentir que realmente le entendemos y le respetamos de una forma profunda.

Las parejas se provocan porque saben expresar sus sentimientos durante un conflicto, pero siempre cooperan con el otro para entender y lograr acuerdos, de esta manera, pueden pasar el tiempo resolviendo cualquier desacuerdo y a la larga, formar una relación de varios años. Es verdad cuando dicen que la risa es la mejor medicina.

La Patilla

Con información de Soy Carmín

¿Te gusto la nota?

Comentala