El cuidado dental es bastante importante, pues en la boca se pueden contraer enfermedades mucho más pronunciadas que las relacionadas específicamente con la dentadura y que pueden generar daños irreversibles. Un buen lavado bucal siempre ayudará a que sus dientes estén relucientes y libres de bacterias. Además, mantendrá satisfechos a los odontólogos.

Sin embargo, hay alimentos que pueden perjudicar la integridad dental y por ello los expertos en la materia recomiendan evitarlos a como dé lugar. Estos son los siguientes:

Semillas de girasol

Como tal, la semilla no es el problema, sino su cáscara. Odontólogos aseguran que, al tratar de quebrar esa concha con los dientes, estos se pueden partir fácilmente. Lo mejor es tratar de abrirlas con la mano y consumir solamente el interior.

Otra alternativa es comprar las semillas ya sin cáscara, como se venden en algunos establecimientos. Si es usted un fanático de este alimento, recurra a cualquiera de las otras alternativas.

Cubos de hielo

Esto es mortal. Se supone que tanto el esmalte de los dientes como los cubos de hielo están hechos de cristal, y cuando estos se empujan con fuerza entre sí uno de ellos se romperá. Casi siempre es el hielo, que al estar fuera del congelador comienza a derretirse, pero son muchos los casos en los que la gente rompe su dentadura por culpa de estos trozos de agua congelada.

Aguas saborizadas y efervescentes

La mayoría de estas sustancias contienen ácido cítrico, que comúnmente provoca erosión en los dientes. Una vez que se desgasta el esmalte dental, este nunca vuelve a recuperarse, y cuando la dentadura se encuentra en ese estado, puede sufrir de sensibilidad, malformación y descomposición.

Frutas deshidratadas

Al no tener agua en su composición, lo que queda en las frutas deshidratadas es ácido y azúcar concentrado, que al masticarse se queda incrustada entre los dientes al ser más pegajosas que en sus estado original. Esto genera que las bacterias se aprovechen de la fruta retenida y dañen el esmalte dental.

Vitaminas gomosas

Las gomitas o golosinas de goma en general pueden ser muy dañinas y, cuando se trata de vitaminas gomosas, cuentan prácticamente como lo mismo. También son pura azúcar y se pegan muy fácilmente a los dientes. Por eso, es mejor consumir vitaminas masticables o líquidas.

Papas chips

Las papas fritas de bolsita, es decir, no las papas a la francesa sino las frituras empaquetadas, también suelen quedarse incrustadas entre los dientes. El almidón de las papitas se convierte en azúcar, y esta se metaboliza en ácido.

No se trata de dejar de comerlas, sino de entender que al terminar hay que limpiarse muy bien los dientes con cepillo, enjuague bucal e hilo dental.

Bebidas deportivas

Es bien sabido que estos productos están llenos de electrolitos para energizar el cuerpo después de una larga jornada de ejercicios, pero también tienen mucha azúcar. Por eso, lo que recomiendan los odontólogos es que después de haber puesto el cuerpo en movimiento beba agua.

Alcohol

Si, pobrecitos los más bebedores. Las bebidas alcohólicas secan la boca y evitan la salivación, lo que le da más comodidad a las caries de adherirse a los dientes. La saliva, precisamente, se encarga de limpiar la boca y neutralizarla ante el exceso de ácidos. La clave está en beber con moderación.

Así que, para la próxima, será mejor que eviten masticar alimentos demasiado duros y limpiar bien sus dientes después de algo muy dulce, pegajoso, almidonado o alcoholizado.

Cocina y Vino

¿Te gusto la nota?

Comentala