La Asamblea Nacional venezolana, en desacato, restableció la firma del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, denunciado por Caracas y otras naciones latinoamericanas a raíz de la guerra de las Malvinas.

La Asamblea Nacional de Venezuela, de mayoría opositora, aprobó este martes en primera discusión un proyecto de ley de adhesión al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), un pacto de defensa militar suscrito a partir de 1947 por la mayor parte de los países del continente americano y que Caracas había abandonado en 2012.

La resolución parlamentaria, aunque aprobada por unanimidad, carece de validez legal por la condición de desacato en que se encuentra ese Poder Legislativo desde 2016, por lo que su efecto jurídico es nulo.

Sin embargo, los diputados la aprobaron con el propósito de solicitar la «cooperación militar internacional» para atender, según expusieron, la crisis económica en la nación caribeña.

«Es un mecanismo más de salida», dijo el presidente del Parlamento, Juan Guaidó, dos días después de admitir que envió a Oslo una delegación para establecer, con la mediación de Noruega, un diálogo con miembros del Gobierno venezolano, lo que valió el rechazo de otros partidarios de la oposición.

Según Guaidó, la idea de regresar al TIAR es mantener en «todos los espacios» el plan de deponer al presidente Nicolás Maduro. Tras la sesión parlamentaria que adoptó la medida, el antichavismo radical se refirió en las redes a esa ley como un paso más hacia la posibilidad de una «intervención extranjera» para resolver la crisis venezolana.

El TIAR, viejo adefesio

Caracas denunció el TIAR en 2012, al considerar que el tratado perdió «legitimidad y vigencia» cuando el Reino Unido «agredió a Argentina» en la guerra de las Malvinas en 1982, con el aval de EE.UU.

Para el diputado opositor Ángel Medina, la pretendida «reincorporación» de Venezuela a ese tratado internacional busca que «los países puedan ayudarse entre sí» y, específicamente, «en el caso de Venezuela, incluye la atención humanitaria».

Por su parte, Reinaldo Bolívar, profesor de relaciones internacionales, considera que la oposición parlamentaria intenta «manipular al mundo» con el debate sobre el TIAR y, al mismo tiempo, «está violando el derecho internacional», recogió VTV.

Explicó que para que Venezuela eventualmente regrese al TIAR, el Ejecutivo tendría que solicitar su reingreso, que luego debería ser ratificado por un Parlamento en plenas funciones legales: «En este caso, el Ejecutivo ha ratificado su decisión de mantenerse fuera del TIAR, y además la Asamblea no está facultada para tomar tal decisión».

RT

¿Te gusto la nota?

Comentala