Un estudio afirma que la mayoría de los hombres se siente perdido al hacer un ‘cunnilingus’. Ayúdale a encontrar el camino.

Por fin hay datos que confirman un hecho que las mujeres ya conocíamos desde hacía (demasiado) tiempo: cuando se trata de practicar sexo oral, a muchos chicos se les come la lengua el gato. En un estudio reciente, el 67% de los hombres reconocieron a la ‘start-up’ de juguetes eróticos Cunni que, en ocasiones, se sentían completamente perdidos con esta cuestión. Y otro 59% afirmó no tener la menor idea de qué le gusta que le hagan a su pareja, lo cual podría explicar por qué muchos ni siquiera lo intentan.

Otra investigación publicada en el Canadian Journal of Human Sexuality, revela que nosotras somos más proclives que ellos a dar placer mediante esta técnica. Teniendo en cuenta que un 73% de las mujeres necesita algún tipo de estimulación en el clítoris para llegar al orgasmo (y el arte de la lengua ayuda mucho en esta empresa), el objetivo que hay que marcarse es bastante evidente: se impone reducir la brecha de sexo oral a la mayor brevedad posible. 
Para empezar, ambos debéis tener claro (sí, ambos) que esto no sólo consiste en dar, sino también en recibir. Evitaréis malentendidos y disfrutaréis más si cada uno pide al otro lo que le apetece y le da pautas precisas.

Si seguir instrucciones no es lo suyo, utiliza los muslos o las caderas para desplazar tu pelvis un poco más hacia la derecha o hacia la izquierda, acercándote o alejándote de su cabeza, hasta que esté exactamente donde tú quieres. O pon tu mano sobre la suya y ve guiándole.

Sexo oral

Técnicas efectivas

Una vez sentadas las bases, toca entrar en acción. Seguro que tú sabes cómo te gusta que te lo hagan, pero si tienes dudas o deseas probar cosas nuevas, toma nota de cuáles son las técnicas más placenteras, según el Journal of Sex And Marital Therapy. Advertencia: que no vaya directo al clítoris (la joya de la corona es mejor dejarla para el final, si es que consigues aguantar).

De arriba hacia abajo

Esos son los movimientos que tu pareja tendrá que hacer con su lengua para ir calentando motores. Deberá ponerla plana y estimular tu vulva con delicados roces. Después, que invierta la dirección (de abajo a arriba), para trazar un camino con la punta por los labios menores.

En diagonal 

La idea es que recorra de un lado a otro toda la zona, empezando por la parte inferior del pubis y terminando en la entrada de la vagina (si quiere pasar a saludar e imitar una suave penetración, su lengua será 
más que bienvenida).

En circulo 

Dile que realice una espiral, primero por los labios mayores y después por los menores. Importante: que vaya aumentando poco a poco el ritmo y la intensidad.

Presión sobre un punto 

¿Adivinas cuál? Sí, ha llegado el momento de conquistar el Santo Grial o, lo que es lo mismo, tu clítoris. Y lo hará si insiste con la punta de la lengua a toda velocidad. Saldrá todo a pedir de boca.

Elige una postura excitante

Tan importante como la técnica es elegir bien una ‘posición’. ¿Las más cómodas y excitantes?

‘La reina’: Colócate a horcajadas sobre su cara mientras él está tumbado boca arriba. Ve bajando poco a poco hacia su boca, déjate querer unos minutos e incorpórate de nuevo. Lo bueno es que tú controlarás la situación… hasta que decidas perder el control.

‘Be water’: Después de un buen masaje en la ducha, pon un pie en el borde de la bañera o sobre tu amante y haz que se ponga de rodillas frente a ti. La sensación del agua corriendo por tu clítoris mientras él se recrea con la lengua en tu sexo hará que tengas una experiencia increíble.

El nuevo 69: En lugar de poneros el uno encima del otro, la clave está en que os recostéis de lado, de forma que vuestras bocas queden a la altura de los genitales. Abre las piernas para que pueda apoyar la cabeza en la parte interior de tu muslo y prepárate para pasar a la acción.

Ábrete, sésamo: Boca arriba y con las piernas abiertas, pide a tu pareja que se sitúe frente a ti, de manera que pueda lamer tu clítoris de lado a lado. Ínstale a que, al mismo tiempo, ejerza presión con su dedo sobre tu periné (la zona situada entre la vagina y el ano). Es bestial.

Cosmopolitan

¿Te gusto la nota?

Comentala